Residuos biodegradables, ¿qué son y qué hacer con ellos?

Ecolana 17/01/2020

Residuos biodegradables, ¿qué son y qué hacer con ellos?

En estos días es muy común escuchar la frase “es un producto biodegradable”, pero ¿de qué se trata?, ¿en realidad todos los productos o sustancias que lo anuncian lo son?, ¿cómo es el proceso de biodegradabilidad y qué se hace con estos residuos una vez que los tenemos en nuestras manos?
Empecemos el concepto como tal: Biodegradable es una sustancia o compuesto que puede descomponerse en moléculas más pequeñas (sales, azúcares, ácidos grasos) gracias a la acción de microorganismos como hongos y bacterias, y las moléculas resultantes pueden ser utilizadas por las plantas como “alimento”.
El proceso de degradación también se caracteriza por ocurrir en un tiempo relativamente corto, va desde un par de horas hasta días y en casos menos frecuentes varios meses, como con los huesos. Por eso los residuos de alimentos, los restos de animales e incluso los humanos muestran signos de estarse descomponiendo y podemos observar que hay hongos o bacterias creciendo en ellos y en breve tiempo se convierten en tierra.
Ahora bien, una vez que sabemos qué es y cómo es el proceso de descomposición de los residuos biodegradables seguramente nos preguntamos: ¿los biodegradables son mejores que las cosas hechas de plástico?
Pues no realmente, primero que nada les queremos decir que biodegradable no es lo mismo que compostable o que oxo degradable y a veces pareciera que lo ofrecen como lo mismo pero con diferente nombre.
Los compostables son aquellos que se degradan en condiciones específicas de temperatura y humedad dentro de una composta, y aquí es donde empieza a ser confuso por que si bien son biodegradables si se dejarán a su suerte al aire libre o en un relleno sanitario no tenemos la seguridad de que se van a degradar. Finalmente están los oxo degradables, que son los peores ya que en resumidas cuentas quiere decir que en presencia de luz el producto se romperá en pequeños pedacitos pero que no pueden ser asimilados por microorganismos, quedando en el ambiente en forma de microplástico.
Ahora que ya conoces estos términos, en Ecolana te queremos hacer unas recomendaciones: La primera es comprar responsablemente y utilizar sólo lo que necesites, es decir hagamos que sea un hábito tener un consumo responsable.
La segunda es pregunta, infórmate, investiga antes de consumir si todos los productos o sustancias que dicen ser biodegradables realmente lo son; últimamente hay muchos desechables y bolsas que ostentan de serlo, pero un poco de información extra nunca está de más, ya que no todos los materiales que los conforman lo son. En especial porque cuando escuchamos el término bioplástico creemos que es un producto biodegradable pero no es así, sólo significa que su procedencia puede ser vegetal pero no es de ley que sea biodegradable.
Si quieres conocer más sobre productos que dicen ser biodegradables pero en realidad no lo son te recomendamos el blog de Zurciendo el Planeta que han probado muchos productos y los resultados son sorprendentes.
En Ecolana creemos que la tercera y mejor opción para los residuos realmente biodegradables es hacer una composta. Los materiales idóneos para hacerla es: cáscara de huevo, restos de frutas y verduras, follaje, desechos de jardinería, etc. Hay muchos métodos y técnicas para lograr tener una composta exitosa y contribuir a mitigar el impacto en el planeta. Si tú tienes un método sencillo y exitoso ¡compártelo con nosotros en redes sociales para lograr que más personas tengan en casa una composta y se haga un hábito en todos nuestros hogares! Recuerda que estamos en Instagram, Facebook y Twitter como @ecolanamx.
Recuerda que en nuestra página puedes consultar mucha información para conocer sobre el origen de los residuos, dónde llevarlos o qué hacer con ellos; hacer un poco de investigación extra sobre los productos biodegradables ayuda mucho a nuestro planeta y a tener un consumo responsable.

Sobre el Autor

Deja un comentario