Todos generamos basura, pero no todos somos conscientes

Ecolana 09/07/2018

Los residuos son todos los materiales que se desechan como resultado de la producción de los bienes y servicios que consumimos todos los días. Por lo tanto, cada persona genera inevitablemente algún tipo de residuo; y estos ya sean sólidos, líquidos o gaseosos tienen impacto (generalmente negativo) tanto en la población como en el medio ambiente y el tamaño de ese impacto depende de la composición del residuo, la cantidad generada y la forma en que éste es manejado.
Según la SEMARNAT, para 2015, la generación de basura en México alcanzó los 53.1 millones de toneladas al año, esto quiere decir que cada habitante genera en promedio 1.2 kg de basura al día, lo que representa 438 kg al año por cada persona. Para darnos una mejor idea de lo que esta cifra representa, podríamos decir que con la basura que generamos al año podríamos llenar el Estadio Azteca 231 veces. Lamentablemente estas cifras van en aumento debido a diversos factores como el crecimiento poblacional, la urbanización, el estilo de vida consumista moderno, los cambios tecnológicos e industriales, entre muchas otras cosas.
Como consumidores, raramente pensamos en el impacto negativo que tiene cada una de nuestras decisiones de compra o uso de servicios. Siendo honestos, casi nunca nos preocupamos por donde es que va a parar un objeto una vez que lo hemos desechado; pero al final las consecuencias más graves de nuestras decisiones las está resintiendo el planeta.
Para comenzar a ser consumidores responsables y conscientes antes de cualquier decisión de compra nos deberíamos de preguntar ¿que residuos habré generado una vez que haya terminado de usar el producto o servicio?, ¿qué pasará con dichos residuos?, ¿a dónde irán a parar? y lo más importante ¿cuál es la huella ecológica que estoy dejando con cada una de mis decisiones?
Con esto en mente, a continuación, presentaremos algunas de las varias razones por las cuales deberíamos de empezar a tomar acción para reducir la cantidad de basura que generamos diariamente:
Con esto en mente, a continuación, presentaremos algunas de las varias razones por las cuales deberíamos de empezar a tomar acción para reducir la cantidad de basura que generamos diariamente:
  • Todo lo que consumimos le cuesta al ambiente: Todo producto y servicio adquirido requiere de recursos naturales para su producción y esto ha puesto a los recursos naturales bajo una inmensa presión. En la CDMX vivimos ante una crisis de agua potable, cada vez requerimos de más tierra para poder proveer viviendas a la creciente población urbana y estamos acabando con nuestros bosques para poder satisfacer la demanda de comida de dicha población.
  • La basura contribuye al cambio climático: La mayoría de la basura en México termina en los rellenos sanitarios donde la descomposición de los residuos genera gases de efecto invernadero (GEI) tales como el metano (CH4) y bióxido de carbono (CO2). Estos gases son causantes diversos problemas ambientales, además de contribuir al cambio climático y tener un efecto directo nocivo sobre la salud humana.
  • El “jugo de basura” es tóxico: Durante su proceso de descomposición la basura genera líquidos (lixiviados) que se filtran al suelo y a los cuerpos de agua causando la contaminación de éstos, provocando problemas de toxicidad, acidificación del suelo (infertilidad) y eutroficación (envejecimiento en los cuerpos de agua) ; volviéndose un riesgo para la biodiversidad y la salud humana.
  • Recolectar y enterrar nuestra basura cuesta mucho dinero: Desde el punto de vista económico, recolectar y disponer nuestros residuos genera un costo. Por lo tanto, un menor volumen de residuos representaría una oportunidad para usar ese presupuesto en otros sectores sociales y medio ambientales que lo necesitan.
  • Aún queda mucho por reciclar y recolectarDe las 102,895 toneladas de residuos que se generan diariamente en México, solamente se recicla alrededor del 9.6% y solo el 78.5% terminan en sitios de disposición final (SEMARNAT, 2017). Un gran porcentaje de los residuos que generamos no llega a los centros de disposición final (rellenos sanitarios) y terminan en basureros clandestinos o como basura en las calles, los parques y los cuerpos de agua, generando contaminación y causando problemas de salud.
Éstos son solo algunos de los muchos impactos negativos que tiene la basura sobre el medio ambiente y la salud humana. Esta en nuestras manos el poder disminuir la cantidad de residuos que generamos diariamente, desecharlos de forma correcta, asegurarnos de reciclar la mayor cantidad posible y exigir un correcto manejo de residuos en nuestra ciudad.
La próxima vez que pensemos en comprar una botella de agua desechable, hay que recordar que aquella botella necesito de materia prima, energía y agua para poder producirse. Una botella de un litro de agua requiere de al menos tres litros de agua para su producción. Y una vez que hayamos desechado dicha botella, ésta tardará más de 500 años en desintegrarse. Optemos por ser consumidores responsables, ajustando nuestros hábitos de consumo a nuestras necesidades reales y eligiendo productos y servicios que disminuyan nuestro impacto ambiental y tengan un efecto positivo en la sociedad. Pensemos siempre de dónde viene y dónde va a parar todo aquello que consumimos y desechamos.
Referencias:

Sobre el Autor

Deja un comentario